Probióticos: Tu salud depende de tu flora intestinal (a muchos niveles)

Share on facebook
Share on twitter

Las bacterias son claves para la salud (no sólo intestinal).

La mayoría de personas no es consciente de que la flora intestinal no sólo afecta a la digestión, sino que su influencia se extiende al corazón, cerebro, piel, estado de ánimo, incluso al peso corporal y la expresión genética.

Una flora bacteriana saludable es esencial para el bienestar físico y emocional, así como para evitar la aparición de enfermedades crónicas. 

Cada vez más estudios apuntan que suplementar con probióticos es más importante que tomar un multivitamínico, debido al papel tan importante que juegan las bacterias en la salud.

Sin los microorganismos que componen la flora intestinal la vida no sería posible. De su balance y cuidado dependen en gran medida nuestra salud y bienestar.

EL 90% DE TÚ, NO ERES TÚ

¿Sabías que las bacterias que albergas en tu cuerpo exceden en cantidad a las células? Te asombrará saber que la proporción es de 10 a 1 a favor de las bacterias. Es decir, por cada célula en el cuerpo ¡tenemos 10 veces más bacterias!

Esta enorme cantidad de bacterias recibe el nombre de microbioma (ver dibujo de abajo). No hay dos iguales, siendo una suerte de “huella dactilar”, un perfil único para cada persona. Este ecosistema no es fijo sino que va cambiando. Con los años vamos perdiendo el perfecto equilibrio con el que nacemos la mayoría.

El genoma humano comparado con la microbiota humana (10% vs. 90%)

En total cerca de 100 billones de microorganismos habitan tu cuerpo. Colonizan el intestino y otras partes del cuerpo desde el día en que nacemos. Desde este punto de vista, estrictamente sólo somos un 10% humanos.

  • El 90% de tu material genético no es tuyo en absoluto, sino que pertenece a bacterias, virus, hongos y otros microorganismos que habitan el cuerpo. Si bien algunos de estos microorganismos son malos (patógenos), la mayoría de ellos son buenos y fundamentales para mantener un equilibrio saludable.

Los humanos (igual que los animales y las plantas) vivimos en estrecha asociación con los microbios; una relación de simbiosis de la que ambos mundos se benefician. Los microorganismos están en todas partes dentro del cuerpo pero el ecosistema más complejo y diverso de todos lo encontramos en los intestinos.

La flora intestinal (también conocida como microbiota) es como la flora y fauna de debajo del mar (cuanto más variada, más limpia y cristalina es el agua). Este ecosistema es de vital importancia porque influye en incontables aspectos de salud, incluyendo nuestros pensamientos y emociones.

DIVERSIDAD BACTERIANA ES SINÓNIMO DE SALUD

El estilo de vida moderno daña enormemente la microbiota, destruyendo la armonía necesaria para mantener el balance de este importante ecosistema. El estrés, el exceso de alimentos procesados y azúcares simples destruyen las bacterias saludables y promueven el crecimiento de cepas patógenas y hongos oportunistas como la Candida Albicans, que hoy en día ya se puede considerar como una epidemia silenciosa.

  • Desarreglos en el ciclo circadiano, como el jet lag, los trabajos por turnos, incluso el estrés producen desequilibrios en la composición de la microbiota o disbiosis intestinal, lo que puede influir en el desarrollo de enfermedades comunes, que hoy día nos asolan.

Otras amenazas cotidianas que se ciernen sobre nuestra flora bacteriana son los antibióticos, el cloro, los herbicidas y pesticidas agrícolas como el Glifosato, los edulcorantes artificiales (Splenda, Aspartamo, etc.), los agentes contaminantes, jabones con químicos como el triclosán, etc. 

Ten en cuenta que si no consumes carne ecológica, es muy probable que contenga restos de antibióticos. El 80% de la producción mundial de antibióticos se administra a animales de granja criados para el consumo humano (cerdos, terneras, pollos, etc.), no sólo para combatir infecciones, sino para hacer que los animales engorden en tiempo récord, por lo que resultan más rentables.

La píldora anticonceptiva también tiene efectos devastadores no sólo en la flora intestinal de la madre, sino también en la de sus futuros hijos.

“Las bacterias benéficas deberían constituir el 85% de la flora intestinal, y las perjudiciales el 15% restante. la mayoría tenemos una ratio alterada en detrimento de las bacterias beneficiosas. Esta situación perjudica enormemente al sistema inmunológico y digestivo, lo que conduce a la aparición de enfermedades crónicas.” —Dr. Joseph Mercola

¿QUÉ ES LA DISBIOSIS INTESTINAL?

Disbiosis es una palabra poco conocida para la mayoría. Se refiere a un exceso de bacterias patógenas en la flora intestinal.

  • Ocurre cuando la concentración de bacterias benéficas se ve mermada y las bacterias patógenas toman ventaja. Esta situación contribuye al desarrollo o al empeoramiento de muchos trastornos y enfermedades crónicas y/o degenerativas.

Los síntomas de la disbiosis van desde la hinchazón abdominal al estreñimiento, hasta enfermedades inflamatorias más serias. La disbiosis es la principal causa detrás del llamado Síndrome de Intestino Irritable. Con el paso de los años la disbiosis acelera el envejecimiento y debilita globalmente la salud. 

Pueden ser producto de una disbiosis las migrañas, la artritis reumatoide, las alergias alimentarias, la fatiga crónica, la fibromialgia y un sinfín de patologías que en apariencia nada tienen que ver con los intestinos. La disbiosis es la antesala de muchas enfermedades, empezando por el intestino permeable.

Cuando el intestino se vuelve permeable ya no es capaz de absorber nutrientes de forma efectiva. Entonces surge la inflamación y síntomas como la hinchazón abdominal, fatiga y otros problemas que generalmente achacamos a la edad.

Debido al aumento de permeabilidad se producen fugas de toxinas a través de la pared intestinal, lo que sobrecarga al hígado. Partículas de comida sin digerir también atraviesan las paredes intestinales y llegan al torrente sanguíneo (donde nunca deberían llegar). El cuerpo las considera toxinas, lo que genera una respuesta del sistema inmune. Si no se hace nada para remediarlo, esto conduce a alergias alimentarias con el tiempo y abre la puerta a enfermedades auto-inmunes. 

La disbiosis intestinal causa una disminución de la capacidad depurativa de tu organismo. También baja nuestra tolerancia a las sustancias químicas cotidianas, como la tolerancia al olor de los productos químicos de limpieza del hogar.

  • La disbiosis intestinal (también conocida como disbacteriosis) ocurre con mayor frecuencia en países desarrollados. Sólo en Europa se estima que alrededor de un 70% de la población tiene disbiosis intestinal debido a su estilo de vida.

LA CURA PROBIÓTICA DE 12 SEMANAS CON EL PROBIÓTICO LÍQUIDO SYMPROVE

Alimento probiótico de alta potencia

4 Envases x 500 ml (Total 2 L)

  En Stock

  Pronto estará en Stock

109,93 €  IVA Incl.

 38 opiniones

Distribuidor Exclusivo España

  • Recibirás instrucciones de uso a tu e-mail
  • Sin azúcar, grasas, lactosa, gluten...
  • Envíos a España y países de la Unión Europea
  • Da para 1 mes de cura probiótica
  • Lo tendrás en casa en 24 / 48 horas

BENEFICIOS DE TOMAR SYMPROVE

Symprove es el único probiótico que recomendamos, después de probar varias decenas de marcas. Más que un suplemento, es un alimento en sí mismo. Symprove recupera la diversidad de la microflora deteriorada. Al hacerlo, restaura la sensación de hambre y el confort intestinal.

La viabilidad de los probióticos viene determinada por el sustrato en el que se encuentran. Aunque microscópicos, los probióticos también son seres vivos. El líquido patentado de Symprove no activa la digestión y mantiene en perfecto estado las bacterias saludables. 

  • Proporciona una gran cantidad de bacterias viables al sistema digestivo. Cada vasito de Symprove aporta 10 mil millones de unidades formadoras de colonias (UFC). Son probióticos vivos, no liofilizados
  • Diseñado para llegar, sobrevivir y prosperar en el intestino delgado e intestino grueso (donde más falta hace y donde ningún otro probiótico excepto Symprove llega). Consulta los estudios comparativos entre probióticos
  • Ha demostrado clínicamente reducir los síntomas del Síndrome de Intestino Irritable o "colon irritable" en un curso de 12 semanas
  • Mucho más efectivo que los probióticos en cápsulas, pastillas o lácteos
  • Reduce los niveles de proteínas inflamatorias (calprotectina) en la colitis ulcerosa y enfermedad de Chron. Cuatro semanas de Symprove bastaron para reducir la inflamación intestinal en un 76% en pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal
  • Corrige el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO)
  • Recupera la variedad de la microbiota intestinal deteriorada por el estrés, antibióticos, enfermedades digestivas como la diarrea crónica o los hábitos alimenticios poco recomendables
  • Repara las funciones de barrera de las mucosas intestinales. Al hacerlo revierte naturalmente el intestino permeable

Los probióticos Symprove recorren todo el intestino delgado curando el desequilibrio bacteriano o sobrecrecimiento de bacterias patógenas a su paso. Finalmente llega al intestino grueso, donde produce un fuerte crecimiento 10 horas después de tomar una sola dosis por la mañana.

¿POR QUÉ FALLAN LOS PROBIÓTICOS CONVENCIONALES?

Los probióticos convencionales se presentan en cápsulas, polvo, pastillas o bebidas lácteas. Sin embargo no terminan de funcionar bien, por diversos motivos:

  • La cantidad CFU (unidad que mide la cantidad de bacterias) que figura en el envase de los probióticos convencionales dista mucho del número de cepas real que contienen estos productos ya que el proceso de encapsulación vuelve inservibles cierto porcentaje de bacterias
  • Aunque la cantidad de CFU sea muy alta, lo que de verdad cuenta es la capacidad que tienen las bacterias probióticas de activarse. La realidad es que sólo un pequeño porcentaje de bacterias liofilizadas logra re-hidratarse para volver a funcionar con normalidad
  • Una vez activadas lo que buscamos es que las bacterias lleguen intactas a diferentes partes del sistema digestivo (cuanto más lejos lleguen, mejor). Los probióticos en cápsulas, polvo o pastillas no llegan vivas hasta el final (nunca alcanzan el intestino grueso)
  • Finalmente nos fijamos en la capacidad que tienen las bacterias de prosperar una vez dentro de nuestro tubo digestivo. Sólo Symprove ha pasado todos los test y pruebas de entregabilidad. El resto de suplementos no pasó los exámenes y su colonización decae abruptamente (por ello los beneficios de los probióticos convencionales se van al retirar el producto)

Symprove es un alimento vivo, verdaderamente pro-biótico (pro-vida). Lo que lo hace único es su particular líquido de cultivo, formado a base de agua y extractos de cebada sin gluten. Este líquido portador logra mantener vivas (alimentadas) las bacterias pero lo hace sin aportar proteínas ni grasas, de modo que el líquido no activa los jugos gástricos del estómago. Así Symprove aporta dosis masivas de probióticos vivos directas al intestino delgado.

  • Los suplementos probióticos en cápsulas, polvo o pastillas contienen cepas probióticas secadas por congelación (liofilizadas), las cuales necesitan ser activadas primero en agua y luego dentro del organismo para tener alguna oportunidad de sobrevivir y prosperar en los intestinos. Esto es lo más parecido a tomar "probióticos zombies".

DESDE LA MÁS TIERNA INFANCIA

Durante el parto el recién nacido absorbe bacterias de la flora vaginal de la madre mientras recorre el canal de nacimiento. Estas bacterias serán las encargadas de iniciar la colonización del tracto intestinal del bebé. Recientes investigaciones muestran que muchos bebés nacidos por cesárea no gozan de buena salud. 

La razón podría ser que no se han visto expuestos a las bacterias benéficas de la madre durante el parto, que les habrían servido de remesa para colonizar el tracto intestinal.

Las bacterias cumplen innumerables funciones en el cuerpo. Participan en la eliminación de toxinas, producción de vitaminas y aminoácidos (con los que luego se fabrican proteínas), en la absorción de minerales y mucho más. Una cura probiótica es también una cura desintoxicante.

  • La leche materna es otra buena fuente de probióticos para el bebé. Si no fuiste amamantado de niño, entonces ya tienes la flora intestinal alterada desde la más tierna infancia.

El desequilibrio de la microbiota intestinal es un factor de riesgo para la Esclerosis Múltiple, artritis reumatoide e incluso enfermedades psiquiátricas. También explicaría por qué algunas personas nunca tienen caries o por qué otras son capaces de digerir papel. Las bacterias de la microbiota influyen en la forma en la que absorbemos nutrientes, como vitaminas y minerales, incluso en la forma de absorber medicamentos.

PROBIÓTICOS CONTRA LAS DIARREAS POR ANTIBIÓTICOS

Uno de los múltiples efectos secundarios de los antibióticos es que con frecuencia producen diarrea, y no sólo mientras se toman sino también una vez finalizado el tratamiento. Aunque los antibióticos no produzcan diarrea, es igualmente esencial suplementar con probióticos de alta calidad tanto durante el tratamiento antibiótico como una vez concluido el mismo, a fin de repoblar la flora intestinal destruida por los antibióticos.

LA CONEXIÓN INTESTINO — CEREBRO

Nuestro cerebro e intestinos están íntimamente relacionados. Por extraño que parezca no sólo tenemos neuronas en el cerebro. El intestino también tiene neuronas. Algunas neuronas intestinales producen Serotonina igual que las neuronas del cerebro. La Serotonina es un importante neurotransmisor también conocido como la “Hormona de la Felicidad”. 

Las bacterias intestinales son capaces de modificar la producción de neurotransmisores, por lo que podrían ser claves para resolver trastornos de comportamiento, aprendizaje o emocionales, como el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) y el autismo en niños, además de la depresión o trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia, en adultos.

En realidad tenemos 2 sistemas nerviosos. El central (formado por el cerebro y la médula espinal) y el entérico (formado por el sistema nervioso gastrointestinal). Ambos se desarrollan a partir del mismo tipo de tejido embrionario durante la formación del feto y ambos permanecen conectados entre sí por el nervio vago.

  • El secreto de la salud mental se encuentra en los intestinos. Un desequilibrio de la microbiota con mayor predominio de bacterias patógenas tiene un impacto negativo en la salud del cerebro y puede originar patologías como la ansiedad o la depresión. Los probióticos se están postulando como una alternativa sin efectos secundarios al Prozac. Además tratan la raíz del problema, no sólo alivian los síntomas como hacen la mayoría de fármacos.

PON PROBIÓTICOS PARA EL BUEN HUMOR

Un estudio realizado por la Universidad de California comparó la función cerebral en dos grupos de mujeres. Un grupo tomó probióticos y el otro no. Los investigadores ya sabían que el cerebro envía señales al intestino. Lo que desconocían es que este mecanismo, a la inversa, también funciona. ¡El intestino envía señales al cerebro! Muchas veces el mal humor, el estrés y la ansiedad son causa del mal estado del tracto gastrointestinal. De hecho, los investigadores encontraron que el grupo que tomó probióticos gozaba de mejor humor y mejor función cerebral (R).

Sea cual sea tu problema de salud o enfermedad, incluso condiciones mentales y emocionales, ten por seguro que tienen su origen más profundo en un desequilibrio de la microbiota intestinal. Incluso ya existen psicobióticos, bacterias que curan enfermedades mentales y que mejoran el comportamiento y el estado de ánimo.

LOS HALLAZGOS DE LA DRA. CAMPBELL EN EL AUTISMO

La Dra. Natasha Campbell, especialista en neurología y neurocirugía, observó que el 100% de las madres con niños autistas tenían una flora intestinal anormalmente deteriorada. Los niños que nacen con la flora intestinal severamente dañada no sólo son más propensos a enfermar sino que son más sensibles a los tóxicos, incluidos los excipientes de las vacunas.

Según la Dra. Campbell, la mayoría de niños autistas nacen con un cerebro y órganos sensoriales perfectamente normales. El problema surge cuando estos niños no desarrollan una flora intestinal normal desde el nacimiento.

Como resultado de una flora intestinal en mal estado, el sistema digestivo se convierte en una importante fuente de toxemia. Los microorganismos patógenos en el interior del tracto digestivo dañan la integridad de la pared intestinal, de forma que todo tipo de toxinas y bacterias inundan el torrente sanguíneo y alcanzan el cerebro del niño.

Como explica en su libro El Síndrome del Intestino y la Psicología (traducido a varios idiomas), la Dra. Campbell está convencida de que todas las enfermedades se originan en el intestino.

Esto suele ocurrir durante el segundo año de vida en niños que son alimentados con leche materna, ya que la lactancia ofrece protección contra la flora intestinal anormal. En cambio, si el niño no recibe el pecho los síntomas de autismo se desarrollan en el primer año de vida. Así que la lactancia materna es básica para proteger a estos niños

  • Es importante entender que la flora que el niño hereda durante el parto vaginal depende de la flora de la madre. Si la flora de la madre es anormal, el niño adquirirá la misma. Madres que han tomado la píldora o antibióticos por largos periodos de tiempo sin regenerar la flora con probióticos, frecuentemente tienen una flora intestinal deteriorada.

LA IMPORTANCIA DE LA SALUD INTESTINAL PARA PREVENIR Y TRATAR TRASTORNOS NEUROLÓGICOS

El Dr. David Perlmutter (reconocido neurólogo de EE.UU.) explica en su libro Alimenta tu cerebro que los 100 billones de bacterias que residen en los intestinos están estrechamente ligadas con el cerebro a muchos niveles. Además de fabricar neurotransmisores como la Dopamina o la Serotonina, las bacterias tienen la importante misión de preservar la integridad del revestimiento intestinal.

Una flora intestinal deteriorada aumenta la permeabilidad intestinal, que a su vez provoca inflamación crónica… ¡en el cerebro! La inflamación crónica en el cerebro es la pieza angular de prácticamente todos los trastornos cerebrales desde el Alzheimer a la Esclerosis Múltiple pasando por el Parkinson.

La mayoría de neurólogos no tienen en cuenta el estilo de vida y la alimentación en los trastornos neurológicos que diagnostican y tratan a diario. Para el eminente neurólogo Doctor Perlmutter los trastornos mentales “incurables” para la medicina no sólo se pueden prevenir sino también revertir con intervenciones nutricionales con énfasis en los probióticos.

PROBIÓTICOS EN EL TRATAMIENTO DE ALERGIAS, PSORIASIS, COLITIS, ENFERMEDAD DE LAS ENCÍAS Y MUCHAS MÁS...

Dado que el intestino concentra el 80% del sistema inmune, repoblar la flora intestinal con probióticos puede ayudar a resolver muchas patologías, especialmente las enfermedades auto-inmunes tan extendidas hoy en día como alergias, asma, psoriasis, etc. (R).

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Si piensas que esta información puede ser útil para otras personas, comparte este artículo con tus amigos o familiares:

Share on facebook
Compártelo
Share on twitter
Tuitéalo
Cerrar menú
×

Carrito